viernes, 24 de agosto de 2007


No puedo darte soluciones Para todos los problemas de la vida, Ni tengo respuestas para tus dudas o temores, Pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti. No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro. Pero cuando me necesites, estaré allí. No puedo evitar que tropieces. Solamente puedo ofrecerte mi mano Para que te sujetes y no caigas. Tus alegrías, tu triunfo y tus éxitos no son míos. Pero los disfruto sinceramente con tigo Cuando te veo feliz. No juzgo las decisiones que tomas en la vida. Me limito a apoyarte y a ayudarte si me lo pides. No puedo impedir que te alejes de mí. Pero si puedo desearte lo mejor y Esperar a que vuelvas. No puedo evitar tus sufrimientos Cuando alguna pena te parte el corazón, Pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos Para armarlo de nuevo. No puedo decirte quién eres Ni quién deberías ser. Solamente puedo quererte como eres y ser tu amiga. En estos días ore por ti... En estos días me puse a recordar A mis amistades más preciosas. Soy una persona feliz: Tengo más amigas que amor Eso es lo que ustedes me, demuestran. Es lo que yo siento de ustedes Yo ciento paz y alegría cuando hablamos Sea en la alegría o sea en la serenidad, En estos días pienso real mente tengo a mis amigas Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, El segundo o el tercero de tu lista. Basta que me quieras como amigo. Entonces entendí que realmente somos amigos. Ore... Y le agradecí a Dios Que me haya dado la oportunidad De tener un amigo como tú. Era una oración de gratitud: