martes, 23 de octubre de 2007

comunidad cristo en la calle (gracias chico/as)


El mensaje de Cristo ha llegado a nuestro corazón, desde siempre. Inspirados en nuestro querido PADRE ALBERTO HURTADO, San Francisco de Asís y la madre Teresa de Calcuta que nos invitan a acercarnos al pobre para vivir la experiencia directa con Cristo Resucitado y Sufriente.
Hemos comprendido el verdadero sentido de la Doctrina Social de la Iglesia y palpado las bienaventuranzas de Nuestro Señor Jesucristo: “ Felices los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos “.
Desde hace años, hemos repartido comida a nuestros hermanos los más pobres de los pobres que viven en situación de calle. Recorriendo, cada sábado, los rincones del Santiago nocturno y llevando un plato de comida caliente y una taza de café. Entregando una ropa limpia, un remedio necesario, una frazada oportuna en invierno y... una palabra cristiana de esperanza y cariño. En otras ocasiones, los hemos invitado a participar del cariño acogedor de las Hospederías del Hogar de Cristo o de la necesaria asistencia en las Salas de Enfermos.
Hoy, con indisimulada pero humilde satisfacción, hemos sentido en nuestras narices y en nuestro estómago, el mismo sentimiento del padre Hurtado cuando recorría las calles de la ciudad. Pero como siempre “hay un dolor que mitigar” no hemos querido bajar los brazos ni sentirnos cansados de trabajar por nuestros pobres.
Pero, de acuerdo con nuestra experiencia en las calles, donde vemos que hay hermanos nuestros que les llegaron el mensaje de esperanza y desean (y pueden) salir de la situación de indigencia en que se encuentran. Muchos tienen una historia de familia, de trabajo, de esfuerzo que les permiten rehabilitarse a una nueva vida retomando valores cristianos y sólo necesitan un pequeño apoyo, retomar la esperanza perdida y la autoestima.
El sentido de la situación de calle conlleva una etapa transitoria perdida de un alojamiento propio y estable, pues lleva a habitar un sitio eriazo, un lugar publico o privado, una hospedería solidaria o particular, una caleta, etc cuya finalidad es pasar esa etapa temporal de extrema carencia a una más humana, etapa que puede durar días o años ( no se ha reconocido alguna experiencia permanente)
Por tanto, nuestra labor en las calles va más allá de un trabajo asistencial. Implica un devolver a la persona en situación de calle un sentido de dignidad al verlos como hijos de Dios, como hermanos nuestros, como iguales en donde no han podido aprovechar las oportunidades o sencillamente la sociedad no les ha dado esa oportunidad.
Para formalizar la organización se estimó obtener Personalidad Jurídica según la Ley de Organizaciones no gubernamentales como Organización Comunitaria Funcional ( Ley nº 19419 y 19483) obteniendo en Enero de 2001 la respectiva Personalidad Jurídica en la I. Municipalidad de San Ramón.
En 2003 se integró la organización Jesuita "En todo amar y servir " (ETAS) cuya función es ser centro de voluntariado para captación de voluntarios. Que desde un comienzo nos ha apoyado en capacitación, contactos y voluntarios.
Además, se ingresó a la RED CALLE que es una organización de organizaciones de voluntariado con experiencia en trabajo con personas en situación de calle cuyo objetivo es la defensa de los derechos y dignidad de las personas en situación de calle. En la actualidad, tenemos la Presidencia de la RED CALLE además de la Presidencia de la RED CALLE SUR.
OBJETIVO GENERAL:
Encontrar en el rostro de cada hermano en situación de la calle, el más pobre de los pobres, el mismo rostro de Cristo sufriente.
Entregar una comida caliente, fresca, digna y un camino de rehabilitación y de esperanza a nuestros hermanos en situación de calle.
Reinsertar en el hogar y en la sociedad a nuestros hermanos que viven en la calle.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:
Entregar cada sábado una comida caliente, fresca y digna a nuestros hermanos en desgracia.
Entregar siempre una palabra cristiana de apoyo, de ayuda, acogedora y útil a nuestros hermanos.
Entregar ropa limpia, decente y digna.
Entregar remedios básicos o acciones de salud básicas para algunas dolencias reconocidas, con instrucciones claras y precisas que nos aseguren su utilidad. Siempre en dosis mínimas.
Realizar todas aquellas acciones destinadas a pesquisar sus necesidades, sus deseos de superar los inconvenientes. Personalizar la relación.
Derivar o hacer derivar a aquellos hermanos que se encuentren necesitados de atención médica de urgencia.
Entregar elementos útiles para cubrirse del frío y de la lluvia.
Derivar a una Hospedería a quienes, expresamente, deseen hacerlo. Indicarles por qué y donde se les va a llevar.
Describir todas las acciones disponibles para superar aquellas necesidades.
Otorgar o hacer de contacto con aquellas personas y/o instituciones que puedan cubrir esas necesidades.
Realizar todas las acciones de seguimiento, acompañamiento y ayuda necesaria para la mayor recuperación de aquella situación de extrema pobreza.

ACTIVIDADES:
Se realiza cada sábado la preparación de la comida. Está debe ser lo suficiente digna para cualquier hijo de Dios. Se entregará caliente en un plato de aluminio tapado y conservado en una caja aislante. Se entregará con el servicio correspondiente, debidamente limpio y será desechable. Además, se otorgará un vaso de té o café, que al momento de servir debe estar azucarado y caliente.
Una vez preparada la comida, la comunidad se reunirá y procederá a una reflexión y a una oración esperanzadora. Este será un momento de intimidad grupal dispuesto para que cada integrante pueda expresar libremente sus sentimientos con respecto al objetivo de la comunidad.
Se procede a salir a la calle. Se estimará una ruta a seguir cuyo objetivo será pesquisar todo aquellos hermanos que se encuentran viviendo en situación de calle.
En el momento del encuentro con Cristo de la calle se le invitará a la comida y al café con el respectivo saludo y nuestra presentación.
Entablar el contacto con el corazón abierto a escuchar y a no juzgar. Siempre atento a las necesidades que existan, brindarle lo que contamos en el momento y ofrecer las posibilidades de contacto que se tengan.
Cuando se visualicen las necesidades de ropa se entregará lo que se cuente en este instante.
En caso de presentarse necesidades de salud, esta debe responsablemente evaluarse. Cuando la dolencia sea reconocidamente menor se aplicarán los primeros auxilios básicos y se aplicarán o entregarán aquellos medicamentos para mejor la situación. Los medicamentos que se entreguen deben siempre acompañarse con instrucciones claras y precisas, las dosis recomendadas serán mínimas y sintomatológicas. Se procuraran medicamentos para tratamientos prolongados siempre que se cuente con una receta medica o una indicación médica tácita.
Entregar siempre una palabra cristiana de ayuda, acogedora y útil a nuestros hermanos.
Entregar elementos útiles para cubrirse del frío y de la lluvia.
Cuando se requiera se transportará a aquellos hermanos que se encuentren necesitados de atención médica de urgencia. Y/o se derivará a una Hospedería a quienes, expresamente, deseen hacerlo. Indicarles por qué y donde se les va a llevar.
Durante en proceso de confianza se realizarán todas aquellas acciones destinadas a pesquisar sus necesidades, sus deseos de superar los inconvenientes. Además de describir todas las acciones disponibles para superar aquellas necesidades.
Siempre se tratará de personalizar la relación.
Se deberán realizar todas las acciones de seguimiento, acompañamiento y ayuda necesaria para la mayor recuperación de aquella situación de extrema pobreza.
En otros momentos, como de hospitalización, se procurará mantener siempre la compañia, se estará atento a las necesidades puntuales (útiles de aseo, medicamentos, etc.), se intentará realizar los contactos para ubicación de la familia y se impulsará a reintegración a la familia.
En otros momentos, como de solicitud de rehabilitación de drogas y alcohol, se contactará con las redes de contacto (Ej. Hogar de Cristo, Crehdo, etc) y su posterior seguimiento.
En otros momentos, como de solicitud laboral, se ubicará un posible puesto de trabajo, se estimulará la reinserción y se realizará el seguimiento.
Se participará en un conjunto de actividades en promoción de la defensa y la dignidad de las personas que viven en esta exclusión social.

¿CÓMO FUNCIONAMOS?
Durante la semana nos ponemos de acuerdo para preparar la comida en nuestras, tales como: Que se cocina, quien cocina, que necesitamos, a quien pedimos alguna colaboración, etc.
Cada sábado se prepara la comida y se pone en bandejas de aluminio y se conservan en cajas de plumavit. Además, se prepara te y/o café.
Nos juntamos cerca de las 20 horas.
Realizamos una reflexión de nuestra experiencia. Concluimos con una oración comunitaria por la gente de la calle, por nosotros, por nuestros amigos y seres queridos, por nuestros colaboradores.
Cargamos las cosas (comida, café, té, remedios, ropa, plásticos, etc.) en nuestros vehículos y salimos, en nombre de Dios, en busca de los Cristos de la Calle.
¿DÓNDE FUNCIONAMOS?
Por ahora nos juntamos en nuestras casas donde también preparamos la comida. Principalmente en Corcovado 1720 San Ramón.
¿CÓMO SE OBTIENEN LOS RECURSOS?
Con colaboraciones de nuestros miembros activos que proveen de: comida, ropa, etc. y que, además, aportan con una pequeñas cuota.
Con colaboraciones de algunos socios colaboradores que nos proveen de: comida, ropa, etc. También algunos aportan una cuota.
Con socios colaboradores que aportan con cuota mensual.