jueves, 15 de noviembre de 2007

Desaparición de Madeleine McCann


Madeleine McCann desapareció la tarde del jueves 3 de mayo de 2007. La niña inglesa, de entonces tres años de edad, estaba de vacaciones con sus padres y hermanos en un hotel de Praia da Luz, en el Algarve, Portugal y desapareció de un apartamento ubicado en la zona central del lugar, donde estaba alojada su familia. El apartamento había sido alquilado en el resort Mark Warner, para la temporada estival. Según investigación de la policía portuguesa, ésta concluyó en que Madeleine había sido dejada sin supervisión de un adulto mientras se encontraba con sus hermanos gemelos menores, niño y niña, de 2 años de edad, y que podría haber sido secuestrada, aunque luego aceptaron la posibilidad de que en realidad ella ahora esté muerta, cosa que los padres tratan de no aceptar por ningún motivo.
La investigación implicó la cooperación de la policía británica y portuguesa y demostró las diferencias entre las metodologías empleadas por cada una de ellas, con respecto a los aspectos tales como la cantidad de información dada al público y la personalidad jurídica de esas informaciones implicadas en el caso. Sin embargo, a pesar de la cantidad de supuestos avistamientos de Madeleine en Portugal y en distintos lugares, la policía y la investigación al respecto no parecían tener un contexto claro. Esta desaparición tomó notoriedad debido a la cobertura de los medios periodísticos debido a su vez a la implicación activa de los padres, en la publicación del caso, y varias campañas llevadas a cabo por celebridades internacionales.
Asunto: LOS MCCANN MAREAN LA PERDIZ........... MADELEINE FUE ASESINADA CON UNA SOBREDOSIS DE ANALGESICO O ANESTESIA UN HERROR QUE FUE LA CAUSANTE DE SU MUERTE DE UN ATAQUE CARDIACO.EL ENIGMA DE LOS MCCANN Y MADELEINE ESTAN ENTRE SUS PADRES YUNA INCINERACION Y LA IGLESIA QUE ERA VISITADA MUY AMENUDO POR LOS MCCANN ES DECIR EL PARROCO Y LOS MCCANN SABEN DEMASIADO BIEN QUE FUE LO QUE PASO CON EL CUERPO DE MADELEINE TANTO EL CURA COMO SUS PADRES ESTE DOCUMENTO LO MANDO EN COLABORACION CON LA POLICIA PORTUGUESA PARA DESCUBRIR ESTE HORRENDO CRIMEN PALABRAS CLAVES CEMENTERIO O INCINERACIONCON LA SOLIDARIDAD POR PARTE DE TODOS Y DESCUBRIR ESTE ENIGMA Y QUE PAGEN LOS CULPABLES SEGUN LA JUSTICIA VEA Y QUE LOS JUZGEN TANTO A LOS PADRES COMO A LOS FALSANTES QUE LOS ACOMPAÑABAN Y ENTRE COMILLAS AL CURA PIENSO QUE ESTA METIDO POR MEDIO ESTA ES MI VISION.QUE DIOS BENDIGA EL CUERPO DE MADELEINE TAMBIEN ES UN CRIMEN DEJAR A LOS HIJOS SOLOS BAJO NESTESIA DURMIENDO Y BAJO TAPADERA SERVIRLES LA CENA DE COARTADA .PIENSO QUE LOS QUE LOS APOLLAN ES POR IDEOLOGIAS DE RAZAS Y NO POR JUSTICIA.DEMOCRACIA,LIVERTAD DE ESPRESION,Y DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS,Y NO SEGUN LES COMBENGAN A LOS POLITICOS .EL TRATO QUE ESTAN LLEVANDO LOS MCANN ES POQUE ESTA POLITIZADO TENDRIAN QUE ESTAR DETENIDOS PLAN DE LOS MCCANN LOS PARRICIDAS NEGOCIAN CON LA MUERTE DE SU HIJA BOMBARDEAN Y TAPAN LAS INVESTIGACIONES LAVAN SU REPUTACION MANGONEAN Y RIDICULIZAN A LA POLICIA PORTUGUESA PAGAN A UN ALTO CARGO POLITICO DE SU PAIS PARA LABAR SU NOMBRE ?QUE PRETENDEN CONFUNDIR AL MUNDO¿..TLF.628007183.CONTACTO CON XUANMAN VIDENTE.ESPAÑA los padres estan comercializando mediante internet con el asesinato de su propia hija. Los mismos asesinos.En solidaridad y union de todos pido. se distribulla por toda la red si este documento llega a ti.Mandalos a tus amigos .ayer los mccann salieron en antena3.Esta es la verguenza del mundo.Rothley portavoz de los mccann ve ridiculo buscar culpables pero no es ridiculo rechazar el millon y pico de euros que les a ofrecido por hacerse complice del asesinato es un politico corrupto que se compra y se vende por un monton de euros.que credibilidad puede tener rothley.SOLIDARIDAD COLABORACION....GRACIAS...........Copiray se ha distrivuido por radio,presa,revistas,television,directores de cine y politicos incluyendo a ciudadanos del mundo......................

Desaparición
Sus padres habían puesto a Madeleine y a sus hermanos gemelos en la cama y, dejando el apartamento sin seguro, habían cenado con amigos aproximadamente a 100 yardas (unos 70 metros)de distancia en un bar de Tapas dentro del resort Ocean Blue de Mark Warner. Kate y Gerry McCann le dijeron al policía que hacía su turno por el lugar que comprobara si sus niños estaban bién. Esto ocurrió aproximadamente a las 21:00, donde se comprobó que todo seguía de manera normal. Aproximadamente a las 22:00, Kate McCann volvió para ver a los niños y encontró la cama de Madeleine vacía. Según algunos informes, la puerta del apartamento y una ventana estaban abiertas de par en par. La desaparición fue reportada a la policía poco después de las 22:00. El personal y los huéspedes en el complejo buscaron hasta las 04:30 mientras notificaron a la policía en la frontera con España y a todos los aeropuertos en Portugal y España. En algunos informes estos tiempos diferencian, por ejemplo, Gerry volvió a ver por última vez a su hija a las 21:30.

Investigació

Primeros escenarios
Después de la desaparición, una búsqueda por los alrededores fue realizada por la policía con perros-guía, sin obtener ningún resultado.[1] La Polícia Judiciaria (PJ) admitió que era inseguro el hecho de que Madeleine todavía estuviese viva.
Mientras tanto, la policía portuguesa examinó las fotografías tomadas por los turistas y personas que vacacionaban allí para considerar si algunos sospechosos podrían ser identificados. Los medios portugueses divulgaron que la PJ perseguía dos líneas de investigación: un secuestro por una red internacional de pedofilia o un secuestro por una red ilegal de adopción.

Murat y Malinka
A las 7:00 (hora occidental) de la mañana del 14 de mayo de 2007, comenzó la búsqueda en el chalet Casa Liliana, propiedad de Jennifer Murat, cuidadana británica que vivía cerca del apartamento donde Madeleine había desaparecido. La policía y los equipos forenses aislaron la casa, y a las 16:00 la piscina fue drenada. Interrogaron a tres personas, incluyendo a su hijo Roberto Murat, en la comisaría de policía principal en Portimão.[2]
El antiguo compañero de Murat, Gaynor de Jesús dijo: “Sé que él ha sido el traductor oficial para la policía”. Murat había dicho que él estaba muy metido en el caso de Madeleine porque él había perdido recientemente la custodia de su propia hija de tres años y medio y que se parecía a Madeleine.
El 15 de mayo, Roberto Murat fue declarado "arguido" (sospechoso) de manera oficial. No está claro si Murat o la policía pidieron el estado de arguido, el cual le otorga derechos adicionales tales como el derecho de permanecer en silencio. El Jefe Inspector Olegário de Sousa dijo en conferencia de prensa que un sujeto anónimo de 33 años (probablemente Murat) había sido interrogado, pero no fue encontrada suficiente evidencia para justificar su arresto. Sousa dijo también que la policía buscó en cinco casas el día lunes encontrándose “varios materiales” de características similares a las pruebas forenses y que había interrogado a otras dos personas anónimas como testigos. Murat indicó que lo habían usado como “chivo expiatorio” de modo que así, la policía pudiera haber encontrado a un sospechoso.
El 16 de mayo fue reportado que dos coches usados por los Murats habían sido examinados, así como ordenadores, teléfonos móviles y varias cintas de video que fueron requisadas de su chalet. También se supo que no hicieron caso a un arquitecto británico que construyó el chalet cuando él llamó a la policía sobre un sótano oculto dentro de la propiedad.
La policía también tomó declaración a Sergey Malinka, 22 años, hombre de origen ruso, a quien los oficiales también incautaron un ordenador portátil y dos discos duros.[3] Malinka había colgado un Web site para Murat y los dos intercambiaron llamadas telefónicas frecuentes sobre la desaparición de Madeleine, por ello las autoridades comenzaron a sospechar de él. El Jefe de la Policía Olegário Sousa reiteró que había evidencia escasa para hacer cualquier detención. Con respecto a Sergey Malinka, la policía dijo que lo habían interrogado como testigo durante aproximadamente 5 horas.
Malinka habló negativamente de la cobertura del caso en los medios portugueses, que habían alegado que él era un delincuente sexual condenado, y negó que él hubiera entrado en contacto con Murat. Dijo que él era “totalmente inocente”. Sin embargo, incongruencias en su relación con Roberto Murat emergieron; él dijo que no había entrado en contacto con Murat en un año, pero los expedientes del teléfono móvil de Murat demostraron que él llamó al Sr. Malinka a las 23:40 la noche en que Madeleine desapareció. El 19 de mayo los detectives portugueses volaron a Inglaterra para entrevistarse con Dawn Murat, la esposa de Roberto Murat, y también re-interrogaron a otros testigos relacionados con Murat.
Murat fue entrevistado una segunda y tercera vez el 10 de julio y el 11 de julio para clarificar a qué detectives les había descrito los detalles y contradicciones posibles de su declaración anterior teniendo en cuenta la nueva información. El segundo día, detectives de la Policia Judicial tomaron declaración a tres amigos de los McCanns; Rachael Oldfield, Russell O'Brien y Fiona Payne que cenaban con ellos a la hora de la desaparición, “sobre los acontecimientos del 3 de mayo”, y fueron llevados cara a cara con Murat.[4] Como resultado de las entrevistas, el policía examinó discrepancias entre las declaraciones de los tres amigos y de Murat, particularmente el hecho de que los amigos dijeron haber visto a Murat fuera del complejo en la noche de la desaparición cuando éste había indicado que él estaba en casa con su madre. Sin embargo la madre de Murat, Jenny, corroboró posteriormente su coartada.
El 4 de agosto, se volvió a rastrear el complejo Casa Liliana, que ya había sido investigado el pasado 14 de mayo, y, a pesar de contar con sistemas de alta tecnología y perros entrenados, excavaron los jardines y limpiaron de hierbas el lugar, no encontrando nada.

Los padres
El 6 de septiembre de 2007 se declaró oficialmente sospechosa a la madre de Madeleine, Kate McCann [5] , después de ser interrogada por aproximadamente once horas. Este giro en la investigación que mira directamente a los padres de Madeleine, se produce después de que unos perros entrenados especialmente para ello, detectaran olor a cadáver y sangre en el apartamento de los McCann.
Mientras tanto, el padre, Gerry, también fue interrogado durante cerca de nueve horas en calidad de testigo. Tras su declaración, se le atribuyó la calidad de "arguido" a él también.[6]
El status "arguido" o sospechoso formal es una situación jurídica que no les impide viajar al extranjero, de hecho, y tras notificarselo a la policía, han viajado a Inglaterra.

Otros sospechosos
La policía portuguesa divulgó la información, el 25 de mayo de 2007, sobre un segundo sospechoso posible, un sujeto con características caucásicas, de aproximadamente 1,78 cm. Sin embargo, la altura del hombre fue corregida posteriormente a esa, dada en conferencia de prensa como 1,70 centímetros. El hombre, de entre 35 y 40 años de edad, fue visto por un amigo cercano a los McCanns, a las 21:30 el 3 de mayo, pero esta información solamente fue hecha pública dos semanas y media más tarde. Según Olegário Sousa, el hombre, que llevaba un niño, o algo que pudo haberse asemejado a un niño, entraba en la descripción de un sospechoso que era buscado por la policía española por los secuestros de Sara Morales, de 14 años y Yeremi Vargas, de 7, en las Islas Canarias.
Los detectives intentaron detener a un sujeto británico, el cual había dejado el puerto en su yate poco después de la desaparición, después de amarrar allí por dos años. Un testigo divulgó ver a un hombre llevar un niño en sus brazos hacia la marina, horas después de que desapareciera Madeleine. El 29 de mayo, los detectives preguntaron a cuatro dueños de barcos, tres de ellos ingleses, cuyas embarcaciones fueron amarradas en la marina de Lagos, una ciudad cercana a Praia da Luz.
El 1 de junio, una muestra de ADN fue encontrada en el dormitorio de donde desapareció Madeleine. El ADN no emparejó con el de los McCanns, de sus tres niños, ni de Murat. La policía portuguesa, Polícia Judiciária (PJ), entregó la muestra a los laboratorios forenses nacionales, el Instituto Nacional de Medicina Legal, e indicó que había un nuevo sospechoso. A principios de agosto, se sugirió una cierta relación con Urs Hans Von Aesch el cual estaba de vacaciones cerca del lugar en el que Madeleiene desapareció. Von Aesch, residente de Benimantell, España, que estaba implicado por la policía de Suiza por la desaparición de una niña de cinco años llamada Ylenia Lenhard oriunda de Appenzell, Suiza, se suicidó recientemente.[7]

Otros aspectos de la desaparición
La atención giró hacia Marruecos el 4 de junio después de que el GCHQ (Government Communications Headquarters - Cuartel de comunicaciones gubernamentales) en Cheltenham interceptó mensajes de texto (SMS) del teléfono en árabe el cual hablaba de “la pequeña niña rubia”, de un hombre alemán, y a un balsero de Tarifa en España. Entonces el 7 de junio, la policía española recibió una llamada telefónica de un hombre que decía saber el lugar donde se encontraba Madeleine, usando un teléfono móvil registrado en Argentina, una llamada descrita como “creíble”.[8]
A comienzos de junio, el periodista e investigador español Antonio Toscano dijo que un convicto pedófilo condenado fue empleado por otras dos personas para secuestrar a Madeleine y que vieron al hombre en un bar de Sevilla la semana antes de que desapareciera Madeleine. Entonces, el 28 de junio, Toscano dijo que Madeleine estaba viva y bién en un lugar de Europa pero los padres de la niña rechazaron un encuentro con él. Determinados a no dejar ninguna piedra en el camino, la policía también entrevistó a psíquicos y clarividentes que decían conocer la localización de Madeleine.
Sin embargo, el 10 de junio, la investigación se tornó confusa después de que el detective coordinador de búsqueda, Gonçalo Amaral, jefe regional de la Polícía Judiciária, y otros cuatro oficiales de policía portugueses, fueran cambiados durante el fin de semana. Todos fueron cambiados con alegando acusaciones referentes a la investigación de la desaparición de Joana Cipriano, de una pueblo siete millas de donde desapareció Madeleine.
Una resolución parecía posible el 13 de junio cuando el periódico holandés De Telegraaf recibió un mensaje, con los mapas, indicando donde podría estar el cuerpo de Madeleine McCann. La sugería que estaba enterrada en una ladera cerca de Arão, 9 millas al nordeste de Praia da Luz. La policía holandesa describió la información como confiable, porque se asemejó a una carta que había recibido donde se indicaba el lugar exacto de la localización de los cuerpos de dos muchachas belgas, que habían sido secuestradas el año pasado, pero una búsqueda extensa de la policía portuguesa fue abandonada el 15 de junio.
La controversia sobrevino el 17 de junio cuando el Jefe Inspector Olegario de Sousa dijo que la presencia de mucha gente en el apartamento del cual Madeleine desapareció, después de que se descubriera que no estaba allí, complicó el trabajo del equipo forense y que ésta habría podido destruir toda la evidencia y podría ser fatal para la investigación. Sin embargo, el equipo de policía británica, traída desde Inglaterra para asistir en la investigación, encontró a principios de agosto, manchas microscópicas de sangre sbbre la pared del apartamento donde estaba Madeleine y que no había sido advertido por la policía portuguesa. Usando perros especialmente entrenados y la tecnología de la luz ultravioleta, descubrieron la sangre, que fue enviada al Reino Unido para un análisis de ADN, a pesar de que el apartamento había sido limpiado y reocupado. Luego de que esta información fuera hecha pública, Sousa dijo, “la familia no es sospechosa. Ésta es la posición oficial.” Luego el 11 de agosto Sousa agregó que la nueva evidencia había dado “intensidad” a la posibilidad de que Madeleine hubiera sido asesinada.[9] Sin embargo, un análisis de ADN coincidio en un 88% con el de Madeleine Mccann, pero al no tener una certeza del un 100% no puede usarse como evidencia para sostener una acusacion formal.[10]

Asistencia externa
Ha sido notable que la policía portuguesa fuera pronto a buscar ayuda externa. Inmediatamente después de la desaparición, expertos de Gran Bretaña volaron hasta Portugal para asistir a los expertos de la policía y la policía de Leicestershire enviaron a oficiales para ayudar a la familia McCann. El 9 de mayo, Interpol lanzó un panfleto amarillo, publicado para ayudar a localizar a los desaparecidos que no pueden identificarse, a todas las fuerzas miembro de la policía. Un equipo experto en teléfonía móvil voló a Portugal el 29 de mayo de 2007 para analizar datos del teléfono móvil, del área, a la hora del secuestro. Utilizaron técnicas de triangulación para seguir los movimientos de los teléfonos móviles. Más expertos, esta vez de la British Child Exploitation and Online Protection Centre, volaron a Portugal el 31 de julio para asistir a los detectives locales, para quienes toda la licencia había sido cancelada, desarrollando un perfil psicológico de un posible secuestrador.
A principios de agosto, más detectives británicos fueron a Portugal para ayudar. Fueron acompañador por perros especialmente entrenados para rastrear, equipos para detección subterránea y tecnología ultravioleta para la detección de sangre.

Avistamientos reportados
Muchos avistamientos fueron reportados, tanto en Portugal como en otros sitios en el mundo, sin embargo, ninguno concluyó con una pista segura. De hecho, el 9 de julio, la policía portuguesa dijo que ellos creían en que la niña seguía cautiva en Portugal.

Avistamientos en Portugal [editar]
Policía de las vilas montañosas de la región de Nelas, en la parte centro-norte de Portugal recibió información de una niña con rasgos similares a los de Madeleine en compañía de un hombre en un supermercado el 8 de mayo. El hombre, un ciudadano belga, paró en el supermercado con su hija y marchó del lugar en un automóvil antes de que la policía pudiera contactarlo, sin embargo, luego se confirmó que se trataba de una falsa alarma.
El 9 de mayo, el periódico 24 horas reportó que la policía había encontrado un vehículo cerca de Praia da Luz y que podría haber sido usado por el secuestrador. Además, un CCTV de una gasolinera cerca de Lagos[11] mostraba a un menor que se asemejaba a la descripción de Madeleine con una mujer, con quien el menor tenía un altercado, y dos hombres. Otras personas en el lugar rerpotaron incidentes inusuales incluyendo una mujer que notó a un hombre intentando sacar un cochecito de niño y a un hombre extraño que tomaba fotografías de niñas rubias en una playa. Al día siguiente fue divulgado que el coche, en el cual las tres personas que fueron grabadas en CCTV en la estación de gasolina viajaban, tenía matrícula/patente británica y que la persona encontrada tomando las fotografías era definitivamente uno de los hombres en del CCTV.
Un testigo anónimo contactó con la policía diciendo haber visto un Fiat Marea en Pinhal Novo, Palmela, Setúbal el 17 de mayo que llevaba a Madeleine. Aunque no mucho énfasis fue puesto en esta pista, dada que habían habido un número de avistamientos similares en un área geográfica amplia, Olegário Sousa aseguró que la policía investigaba todas las pistas que le llegaban.
La policía portuguesa también investigó un informe de Andre van Wyk. Van Wyk dijo que, poco después de la desaparición, él había visto a una niña asemejarse a Madeleine que era llevada en un auto a un campo gitano cerca de Portimão, cerca de diez millas de donde desapareció Madeleine.

Avistamientos en otros países
Se han reportado una gran cantidad de avistamientos de la pequeña Madeleine en diversas partes del mundo, concentradas mayormente en países del contienente europeo.
En La Valeta, Malta, se denunciaron cinco avistamientos a fecha 21 de junio. El primer avistamiento reportado lo hizo una pareja de turistas británicos, quienes alegaron haber visto una pequeña muy similiar a Madeleine en una popular zona, frecuentada mayormente por turistas.
Se reportaron otros avistamietnos de la pequeña en varios puntos de la mencionada isla localizada en pleno mar mediterráneo. A día 27 de junio, las denuncias habían llegado a 29. En casi todos lo reportes, se testificó sobre una niña rubia disfrutando felíz en compañía de adultos, lo que creo dudas de si se trataba de la pequeña.
En Bélgica se reportaron dos avistamientos. La primera fue en mayo, en Liège y la segunda ocurrió el 28 de junio en una terraza de Tongeren. En el último caso, la terapista Katleen Sampermans dijo que Madeleine estaba en compañía de un hombre holandés y una mujer inglesa. Sin embargo, pruebas de ADN sacadas de una botella usada por las personas dieron resultados inconclusos.
En España, se produjo un avistamiento a mediados del mes de agosto en la ciudad murciana de Cartagena. Al parecer, dos mujeres denunciaron a la policía haber visto a la niña en una estación de servicio de Belmonte, en la carretera local de Tentegorra. Un individuo adulto introdujo a la supuesta Madeleine en un Citroën CX de extrañas maneras.
A mediados de septiembre se hicieron públicas dos avistamientos en Marrakech, Marruecos. El primero fue por un turista británico no identificado, que según reportó el Sunday Mirror en Inglaterra, vio a una niña con gran parecido a Madeleine en una gasolinera de dicha ciudad marroquí.
Sus declaraciones coincidieron con las de Marie Pollard, una mujer noruega radicada en la ciudad española de Fuengirola y su esposo británico. Esta entró en contacto con la policía el 10 de mayo de 2007, diciendo que había visto a una niña muy similar a la descripción de Madeleine, en la misma estación de gasolina en Marrakech. La supuesta Medeleine, que según la mujer parecía en estado de tristeza, estaba acompañada de un hombre de alrededor de 40 años.
Tanto el británico, como la noruega y su marido, se hospedaban en el hotel Ibis, próximo a la gasolinera donde fue vista la pequeña.
Las declaraciones de Pollard se tomaron en cuenta por las autoridades y se hicieron públicas a mediados de septiembre, 4 meses más tarde, asusnto que desconcertó a los McCann, puesto que pudo haber servido de pista para localizar a su niña.
El 25 de septiembre se reveló a los medios que Clara Torres, turista española que visitó Marruecos a fines de agosto, tomó el 31 de agosto (mientras se dirigía en autobús hacia Tetuán) una fotografía en la que aparecen tres adultos con vestimentas magrebíes. Uno de los adultos, una dama, lleva a sus espaldas a una niña rubia.
Torres no le dio importancia a la imagen tomada hasta que el 24 de septiembre, se enteró de que algunos turistas aseguraban haber visto a Madeleine en Marruecos; tras ello, descargó la fotografía en su computador y concluyó que el parecido de la niña rubia con Madeleine era "escalofriante". Informó de esto a la policía española y a Scotland Yard[12] . El 26 de septiembre se reveló que la Interpol investigaba las imágenes para concluir si se trataba de la pequeña, lo que no resultó efectivo: la niña rubia era una marroquí de 3 años llamada Bouchra Benaissa.

Respuesta a la desaparición

Tributo muestras de apoyo por la aparición de Madeleine en su pueblo natal, Rothley
Sobre las semanas siguientes a la desaparición, los padres de Madeleine realizaron una campaña publicitaria que mantuvo la desaparición en el ojo público en muchos países aunque había críticas de que la atención de los medios era excesiva. La desaparición lideró las noticias en el Reino Unido por sobre una semana con la cobertura diaria subsecuente de los acontecimientos. Había cobertura regular en Portugal y cobertura periódica en otros países.
Un sitio web oficial para la búsqueda fue colgado en Internet y una fundación, conocida como Madeleine's Fund: Leaving No Stone Unturned, fue creada. La policía británica llamó a los visitantes de las áreas alrededor del secuestro, para proporcionar las copias de cualquier fotografía relevante tomada durante su estancia, en un intento por identificar un secuestrador.
Los padres tenían una audiencia con el papa y emprendió un viaje a países europeos y norteafricanos, junto con una visita a los Estados Unidos. Había súplicas de muchos líderes políticos y personalidades de todo tipo, hasta se ofreció una recompensa de £2.6 millón.La publicidad invadió la red informática con sitios de internet falsos que pedían colectas y personas que ofrecían datos falsos por una cantidad de dinero.

Críticas a los padres
Algunos medios han criticado a los padres por dejar a sus niños solos mientras cenaban en un restaurante próximo a pesar de la disponibilidad de un servicio de niñeras. También ha habido crítica hacia los padres en los medios portugueses. El Diário de Notícias insistió en que el Sr. y la Sra. McCann eran sospechosos y dijo que en la noche en que Madeleine desapareció no habían comprobado que los niños estuvieran en su habitación en toda la noche, contrariamente a lo que dijo la policía. The Daily Telegraph publicó
“Portugal ha sido manchado por sugerencias de que la investigación se ha manejado ineptamente, y mientras hay mucha condolencia local para los McCann también los han criticado por dejar sus niños solos.”
La pareja fue interrogada por la policía el 10 de mayo de 2007 sobre por qué dejaron a los tres niños solos en un apartamento, con las puertas del patio abiertas, mientras cenaban en el restaurante. En una entrevista con la BBC el 25 de mayo, Gerry y Kate reconocieron la crítica, y hablaron de la culpabilidad que sentían. Agregaron que estaban seguros de que Madeleine todavía estaba viva, con Gerry diciendo que él creyó que “si cualquier cosa realmente mala hubiera sucedido, la habrían encontrado ya”.
En contestación a las preguntas que les fueron planteadas el 6 de junio en una rueda de prensa, en Alemania, cuando la reportera de radio Sabina Müller sugirió que su comportamiento no era normal para gente que habían secuestrado a su hijo, negaron cualquier implicación en el secuestro de su hija.

Críticas a la policía
Ha habido crítica extensa a la policía portuguesa en los medios británicos. Se criticó el retraso en la obtención y análisis de evidencia forense, ni la toma de declaración a la policía de frontera ni la policía marina por muchas horas después de que Madeleine desapareciera. Los críticos alegan que la escena no había sido registrada tan firmemente como habría podido ser en el Reino Unido y la carencia de pedidos de ayuda. En respuesta, la policía ha indicado que no puede dar a conocer la información porque según el Artículo 86 del código penal portugués, este la obliga a no poder realizar eso, salvo en circunstancias excepcionales, mientras todavía se esté llevando a cabo la investigación criminal.
Varios medios de comunicación y opinólogos portugueses han criticado a la policía y los esfuerzos masivos de la aplicación de ley, comparándolo con los esfuerzos usados para ayudar a víctimas nacionales en el pasado más allá de asuntos similares. Participaron hasta 180 funcionarios portugueses de la policía y helicópteros de protección civil junto con centenares de ciudadanos y turistas, un esfuerzo nunca visto en la búsqueda para otras desapariciones de niños en el país. Se supo que la policía no pudo tomar fotos de vigilancia de los vehículos que dejaban Praia da Luz a la hora de la desaparición de Madeleine ni del camino entre Lagos y Vila Real de Santo António, en la frontera española.
Se criticó al Jefe de Investigación, Guilhermino da Encarnação por haberse centrado demasiado en la investigación de un sólo hombre, Roberto Murat, aunque la policía admite que no se ha encontrado ninguna evidencia creíble contra él. Han habido similitudes con el caso de la desaparición de otra niña, Joana Cipriano que desapareció el 12 de septiembre de 2004 de su hogar en el pueblo de Figueira siete millas de donde Madeleine desapareció. Encarnação también estuvo implicado en esa investigación que terminó con la convicción de la madre y del tío de Joana en su asesinato aunque no se encontró ningún cuerpo y él nunca confesó.
La altura del hombre que era buscado por la policía fue dada en conferencia de prensa, era de 1,70 centímetros pero apareció erróneamente como 1,78 cm en los medios ingleses. Madeleine tenía su juguete favorito con ella en la cama la noche que desapareció, en el cual un posible secuestrador habría podido dejar un cierto rastro de evidencia de ADN, pero la policía no lo comprobó. Luego el 1 de junio de 2007, June Hughes, de Glasgow, que había permanecido la semana anterior en el apartamento con su marido, expresó que se sorprendió que la policía no había hecho ningún contacto con ellos.
El 6 de junio, dos de los principales oficiales de la policía implicados en el caso, Olegário Sousa y Gonçalo Amaral, el jefe de la Polícia regional Judiciária, tomaron un almuerzo pausado y un observador comentó que se rieron de lo que parecía ser una broma mientras los McCanns aparecían en un noticiero de televisión.
El 9 de junio los miembros de la familia se quejaron del hostigamiento de la policía cuando intentaron poner los carteles de Madeleine en el aeropuerto de Lisboa y había comentarios que las autoridades portuguesas deseaban prevenir esos carteles porque podrían provocar daño a su industria turística.
Mark Williams-Thomas, un antiguo detective de Surrey y ahora experto en proteccion de menores, describió el 6 de agosto las pruebas forenses iniciales como “ineptas” y criticó el retraso de tres meses de la aceptación a la oferta británica de ayuda a la policía portuguesa. Dijo que la policía debió haber cerrado el apartamento inmediatamente, el primer día, y después haber conducido una examinación forense cuidadosa.

Hipótesis
A lo largo de la investigación, se manejaron diferentes hipótesis sobre el verdadero paradero de Madeleine McCann. Desde una desaparición por la propia travesura de la niña, al no estar cerrada con seguro la puerta, pasando por un accidente en la misma habitación , hasta un rapto por parte de alguna organización implicada en el abuso de menores y/o el tráfico ilegal de órganos.
Siguiendo el rastro de sangre que se descubrió en el apartamento donde estuvo alojada la familia McCann, la idea que se mantiene con más fuerza a día de hoy es que Maddie podría haber muerto la misma noche de su desaparición, cosa que los padres niegan y de una forma muy molesta.
Durante el mes de agosto, la investigación dió un giro de 180º al hacerse saber que en la vivienda de los McCann en Rothley, se habían hallado rastros de sangre, así como en un automóvil alquilado por la familia, la muestra de sangre fue analizada y los medios británicos se apresuraron en asegurar que el ADN correspondía al de Madeleine; sin embargo, luego se supo que la Policía Judiciária no aseguraba esto al 100% . La abuela de la niña dijo que la prensa portuguesa quiere inculpar a toda costa a los padres de Madeleine y con la policía involucrada, ya que se supo que la sangre en el automóvil fue descubierta aproximádamente un mes después de la desaparición de Maddie, dejando entrever que esa prueba fue colocada allí de manera intencional.
Si se declaran sospechosos a los padres de Madeleine de manera "oficial", la hipótesis sobre la muerte de la niña, podría ser que la madre, Kate, mató accidentalmente a Madeleine y se deshizo del cuerpo de la pequeña. La noticia de la desaparición, actuaría como "cortina de humo" para que la investigación no se centre en torno a ellos.

Psiquica de Chimbarongo
Isabel Cristina Avila, una psiquica chilena oriunda de Chimbarongo (con un historial de hallazgos en Chile) confeccionó un croquis del lugar donde se podría encontrar la pequeña Madeleine, posteriormente lo entregó a la embajada de Portugal, según sus dichos, Madeleine aún se encuentra en Portugal, y que se encuentra en malas condiciones. En este lapso se tiempo, se espera que la Policía Portuguesa comience a buscar donde se dice en el Croquis.